El 15 de junio visitamos el bosque con David Arranz y Ana Mir, guardas medioambientales del Gobierno de Navarra.

Al inicio de la salida, David nos muestra un milano que previamente había sido acogido (por la Fundación Ilundáin) por estar en malas condiciones, y ahora, que ya está repuesto, va a ser lanzado a la naturaleza, desde donde salió. Nos explica las características de este ave, su envergadura, alimentación y costumbres, su tendencia a esconderse, de ahí la palabra “amilanarse” y ya bien observado por las treinta personas asistentes, es lanzado y contemplado en su majestuoso vuelo.

A continuación David nos muestra un cernícalo que, al igual que el anterior, y tras estar en malas condiciones físicas, ha sido cuidado en la misma fundación y ahora dejamos volar libre.

Tras ello, Elías Alegría nos comenta su añoranza de niño por estos parajes  y campos que divisamos, y la antigüedad de este pueblo desaparecido a comienzos del siglo XX. Tuvo su iglesia, una ermita de San Martín de Tours, hoy desaparecida, y un palacio y casas cuyos restos aún se vislumbran en unas ruinas cada vez más exiguas. Uno de los paseantes, asiduo caminante y poblador del camping añade que cada día observa el deterioro de estas ruinas y le parece propio que sean conservadas y libres de tanta maleza… Es una idea que anida y alegra a varias personas del colectivo excursionista…

El clima de la mañana es excelente, soleado y fresco, con una temperatura adecuada que ni elegida se daría similar; el ambiente, al haberse iniciado con el lanzamiento de las dos aves tan bellas, es adecuado y envolvente de inclusión natural y social.

Se realizan varias detenciones para contemplar y explicar plantas tales como el boj, el durillo, el enebro, tomillo, romero, madroño, encina en sus diversas fases… nos detenemos en el entorno de la Fuente de la Teja, hoy desparecida, parece ser a causa de una roturación para hacer una balsa. Ahí mismo se escucha el croar de las ranas verdes que están presentes aunque no las contemplemos.

Al final del trayecto vemos un pinar donde David nos explica que es una de tantas plantaciones que se realizaron en nuestra Comunidad y en otras, hay ramas caídas, pues periódicamente aclaran este arbolado para permitir que los ejemplares de más futuro puedan hacerlo con mayor posibilidad…algunas personas dicen que es desafortunado introducir ese ejemplar en medio de arbolado autóctono. Se habla de la procesionaria del pino y cómo se trata con medios menos agresivos que antaño.

A las trece horas finalizamos esta salida con gran contento de las personas participantes que consideramos, hemos aprendido nuevas cosas y además, hemos podido presenciar la suelta del milano y cernícalo, difíciles de avistar tan cerca.

Ana y David nos deleitan con un regalo a cada uno de los participantes: una gorra de monte y una bolsa con propaganda en defensa del Sisón, un ave que se ha hallado en extinción, hoy ya recuperándose en zonas próximas de Tierra Estella.

Agradecemos a ambos guardabosques los obsequios y nos dirigimos a la sala del club de jubilados de Acedo para tomar un refresco y un aperitivo, además de cumplimentar un cuestionario sencillo de evaluación de esta actividad.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *